cofema
     
  Consejo Federal de Medio Ambiente  
  Resolución Nro: 314 /2015  
  Aprobar la plena adhesión del COFEMA a la encíclica papal "Laudato Si"  
  Sancionada el 24/06/2015
 
   
 

VISTO:
La publicación de la Encíclica Papal “Laudato Si’. El cuidado de la casa común”, el día 18 de junio de 2015, escrita íntegramente por el Papa Francisco y,

CONSIDERANDO:
Que la Ley General del Ambiente sitúa al Consejo Federal de Medioambiente como eje del ordenamiento ambiental del país el cual desarrollará la estructura del funcionamiento global del mismo y de la Nación, generado ello mediante la coordinación interjurisdiccional de los municipios y las provincias, y de éstas y la ciudad de Buenos Aires con la Nación;
Que corresponde al citado Consejo el dictado de recomendaciones, resoluciones o declaraciones relacionadas con la temática ambiental y el resguardo de los derechos constitucionales en función de lo dispuesto por el Artículo 41 de nuestra Carta Magna, su preámbulo, derechos y garantías de las que goza todo ciudadano;
Que asimismo tiene dentro de sus objetivos el de difundir el concepto de que la responsabilidad en la protección y/o preservación del ambiente debe ser compartida entre comunidad y Estado;
Que el deterioro ambiental complica a la humanidad toda, pero especialmente a los sectores más vulnerables, trátese de países o colectivos sociales, quienes tienen menos capacidad de adaptarse, por lo que cualquier análisis ambiental integral debe partir necesariamente de un análisis social;
Que la publicación de la encíclica Papal “Laudato si’. El cuidado de la casa común” ha generado elogios desde los más diversos ámbitos por ser un documento contundente en el cual el Sumo Pontífice reclama trabajar sin mezquindades para superar la crisis socioambiental mediante una verdadera conversión ecológica;
Que el cuidado de la Tierra, de la cual somos parte, es vital para nuestra existencia, más allá de las diversas formas de religiosidad y espiritualidad, apelando a la sabiduría de todas las culturas que nos enriquecen como sociedad;
Que dicho documento resulta de suma importancia para promover el cambio cultural y de los hábitos de consumo que el planeta requiere marcando un antes y un después en este tema esencial para el futuro de la humanidad; y que dará sustento a la implementación de políticas que buscan compatibilizar el desarrollo económico, con la inclusión social y el cuidado del ambiente;
Que Laudato Si’, sintetiza de manera certera y justa la visión de la iglesia y la voz de distintos Papas sobre la ecología, realizando una crítica a las pautas de consumo actuales, y haciendo hincapié en que el cambio climático afecta especialmente a las personas y los países más pobres. También se refiere a la cuestión del agua, la pérdida de biodiversidad, el deterioro de la calidad de vida y las desigualdades planetarias. Reclama responsabilidad a toda humanidad, a la vez que resalta la relación íntima entre la pobreza y la fragilidad del planeta;
Que la “defensa de la casa común”, que entre los cristianos tiene valiosos antecedentes, es elevada por Francisco a la categoría de deber moral para con Dios y los hombres, por lo que la idea de un mundo sostenible pasa a ser tan vertebral, universal e imperativa como la paz, la igualdad, la dignidad y la distribución de la riqueza;
Que en este mismo sentido el Santo Papa reconoce que "hay un consenso científico sólido" de que el calentamiento global es real tratándose de un fenómeno innegable generador de condiciones climáticas extremas acompañadas por la extinción de plantas y animales así como la desaparición de algunas de las ciudades más pobladas del mundo debido al aumento del nivel de los mares, si no se toman medidas para frenarlo siendo la actividad humana la principal causa de dichos efectos;
Que, en coincidencia con lo manifestado en la carta pública, se reconoce (este Consejo reconoce) que los países ricos tienen una "deuda ecológica" con los países pobres, quienes están a la merced de las naciones industrializadas que explotan sus recursos para alimentar su producción y consumo, relación calificada como “estructuralmente perversa” por el Papa Francisco, rechazándose el argumento de que solo a través del crecimiento económico se puede resolver el hambre, la pobreza y la recuperación del ambiente;
Que surge que se necesitan regulaciones a nivel gubernamental para frenar el calentamiento global, pero es esencial instituciones eficientes y organizadas con la potestad de sancionar a quienes incumplan las normas, en pos de lograr un consenso global para enfrentar problemas más profundos que no pueden ser resueltos por las medidas unilaterales de países individuales implicando ello, necesariamente, un cambio de perspectiva ética global para cuidad la naturaleza y hacer que los pueblos sean prioridad;

Que la Iglesia se ha pronunciado siempre ante los hechos trascendentes de la humanidad, generando de este modo lo conocido como Doctrina Social de la Iglesia, donde todas las encíclicas han tenido un punto en común, han cambiado para siempre el comportamiento de la sociedad en referencia a los temas a los cuales se avocaron, por lo que se ve con alegría, esperanza y fuerte expectativa la influencia que este mensaje, de la mano del liderazgo  moral de Francisco, ha de tener en todo el mundo;

Por ello,
EL CONSEJO FEDERAL DE MEDIO AMBIENTE (COFEMA)
RESUELVE:

ARTÍCULO 1º: APROBAR el documento que como Anexo forma parte integrante de la presente, y que tiene como principales objetivos:
I) Expresar la PLENA ADHESIÓN a la encíclica papal “Laudato Si’” y trabajar en pos del cumplimiento de cada uno de sus objetivos.
II) Generar el compromiso de las provincias de fomentar su conocimiento en el ámbito de sus respectivas jurisdicciones, promoviendo las actividades a tal fin.
III) Promover el vínculo con las áreas educativas provinciales, para que en el marco de sus respectivas currículas puedan incorporarse los conceptos centrales de la encíclica.

ARTÍCULO 2º: PROMOVER la firma de un nuevo acuerdo ambiental federal entre el Gobierno nacional y todas las provincias que tengan los conceptos de la encíclica como guía inspiradora.

ARTÍCULO 3º: Regístrese, comuníquese a Su Santidad y archívese.